Cuando un blogger muere... Anoche estuve pensando, reflexionando sobre qué ocurre con aquellos que terminan con todo y de repente se quitan la vida... Más específica...

Cuando un blogger muere...

Anoche estuve pensando, reflexionando sobre qué ocurre con aquellos que terminan con todo y de repente se quitan la vida...

Más específicamente aquellos que tienen un blog.

Nadie o al menos no todos son capaces de reconocer abiertamente que han intentado arrancarse la vida por mano propia.

Distinto es quitarse la vida cuando nadie te conoce, cuando uno está completamente solo... Digamos que de cierta manera uno simplemente muere y ya. Nada cambia. Todo parece seguir igual. Pareciera que uno desaparece y nadie se da cuenta. Pero es mentira eso de que todo se soluciona, al contrario. No es que uno se desvanece, se vaporiza en el aire. Y los que se quedan (generalmente la familia) tienen que hacer un largo trámite y se quedan muy mal...

Pero no es de eso lo que voy a hablar.

Imaginate lo contrario: Te morís y ya tenés algún amigo, o seguidor, o alguien que te lee o a alguien que le guste lo que escribís y quizá remotamente aunque no lo creas, llegue a extrañar tus escritos, las macanadas y hasta burradas que salís a decir por Twitter pero que logran sacar alguna sonrisa, esos memes que coleccionás en tu Tumblr, o los hermosos paisajes que con arte tomás con esa cámara cuyo modelo es simplemente impronunciable y subís a tu Flickr...

[Nota: Al momento de escribir estas líneas de arriba me ganaron las lágrimas al pensar en tanta gente que quizá no me conozca pero cuya desaparición calaría tan hondo en mí que me agarraría un nudo en la garganta que ni para que te cuento...]

Una vez Guri preguntó en su blog "¿y vos, por qué tenés un blog?...

Para algunos un blog es una forma de catarsis, de descarga emocional, un lugar donde guardar la bronca, alegría, tristeza, y todas esas emociones que se verían mejor representadas por emotíconos; para otros, es una forma de ayudar a los demás o para enseñar; otros lo usan para chismentar, o para dar su opinión sobre lo que sea; otros para dar noticias en todos los ramos y todas las ramas habidas y por haber.

Gente que habla desde trucos de informática hasta gente que te cuenta cómo le fue a su mascota ese día. Los que escriben cada muerte de obispo o los que publican entradas cada tantos minutos y en cantidades industriales.

Pero en todos los casos, en todos, un blog por más humilde que sea, igual si no es tan visitado, deja su impacto en la gente, en los que entran, en los que leen o en los que al menos "mironean".

Impactan a la gente porque es la forma que uno tienen de mostrar al mundo que uno existe.

Y también porque cambia el destino de la gente, cambia la forma de ver las cosas al mirar las diversas opiniones que hay por ahí.

Recorriendo la red yo pude encontrar blogs "fallecidos".

Siendo el caso más conocido el blog de Javi Moya abandonado a su suerte hace más de ¡tres años! convirtiéndose en uno de los mayores misterios de los blogs hispanos de la historia de Internet.

Y con blogs así yo me pregunto: ¿Será que su dueño murió? ¿Tuvo algún problema económico? ¿Entró en coma y tuvo amnesia y se olvidó que tenía un blog o quizá jamás pudo recuperar su contraseña porque nunca pudo recordar qué quería decir esa críptica "pregunta secreta"? Y así, montones de divagues que se me vienen a la mente...

Y el último post suele ser uno de hace un siglo, lleno de comentarios spam, o llenos de preguntas como "oye por que no posteas mas esta bien chido tu blog" y cosas así.

No abandones tu blog así como así, al menos dedicá una última entrada que diga "esto no va más, lo siento" explicando brevemente, o algún mensaje en la sidebar.

Y al final resulta que luego de contactar con el autor de uno de esos blogs el "tiempo" era el problema.

Otros blogs fueron "devorados" por Twitter, como es el caso de Vanessa quien en algún momento declaró que ya no posteaba tanto en su blog por eso mismo.

Es curioso porque fue ella misma quien me dio un aliciente para publicar mi otro blog (lo tenía escondido -privado- hasta poco después de aquel tweet)

Lo que pasa es que algunos se pasan más tiempo en diferentes redes sociales que al darse cuenta ya dejaron abandonado a su blog a su suerte. En muchos casos siguen contestando comentarios de vez en cuando y hasta aparece en la sidebar un gadget de Twitter con un tweet escrito hace un para de minutos...

By The Way:
Debido a que comparto mi computadora a veces el tiempo es una excusa un problema.
Si de repente encontrás un tweet mío en tu timeline, semiaislado o que contiene alguna garrafal macanada después de varios días es una forma de hacer "ping" para mostrar que todavía estoy vivo... :P

Bueno, ya me fui por las ramas otra vez...

La razón de ser de esta entrada radica en un par de cosas ¿curiosas? que noté...

La primera es que hace un para de semanas este blog cumplió un añito. A propósito: Nunca en mi vida había comido tanta torta y tantas hamburguesas durante tantos días seguidos. True! (es que coincide con lo que yo llamo el "cumpleaños de mi familia" ya que todos cumplen años el mismo día del mes de julio excepto yo pues mi cumple es en enero)

Revisando el Analytics y tras una comparación cruzada, promedios y demás yerbas llegué a la conclusión de que este post fue el más visitado de todo el mundo mundial de la historia (de los que llegan a este blog desde Google) según esta imagen.

Así es, todo el mundo se quiere matar, pero eso sí: sin que le duela... :S

La razón por la que escribí aquel post era porque seguía sin entender por qué aquel amigo mío se había suicidado.

Recuerdo haber escrito un poco antes de ese post algo sobre eso, pero decidí investigar un poco más, eso es todo.

Más adelante me pregunté: ¿Y él si hubiera tenido un blog? Claro que, sin Internet en su casa, le sería un poco difícil la cosa.

En mi caso personal, mis blogs son los que me dan ganas de continuar.

Y no son solamente esos "numeritos verdes" en Analytics, los comentarios y todo eso que también me hacen sentir bien.

Hablo de que puedo expresarme, puedo decir lo que quiera y sé que hay alguien ahí que me escucha (o lee en este caso). Ya que a veces me siento realmente solo

Es como decir "Presente" o "Acá estoy"

Y también, como ya dije, para descargarme y para compartir.

Y justamente ahora se me viene a la mente una frase del "Acerca de" del blog de Gabriel, que cuyo texto dice entre otras cosas "(...)Me hice este blog para tener algo aunque ínfimo a mi nombre y para ahorrarme lo de la sicóloga asi lo pongo en caja de ahorro para el auto(...)"

Y lo segundo (dije "un par" de cosas) es el el perfil de Jorge (el que partió de este mundo).

¿Será que los ocho followers que tiene se imaginan siquiera que él ya no está entre nosotros?

Yo le sigo más bien para recordarlo... Lo que puedo decir ahora es que "es un tuitero demasiado callado" pero bueh...

No sé, hasta imaginé que un día me encontraría en su timeline público una frase tipo "Pero si yo estoy vivo, LOL".

Lo mismo va para quienes son usuarios de Facebook o del Orkut. De repente surgen frases como:

-"Mirá-na un poco, murió había sido nuestro amigo Tranquilino..."

Y al otro día el perfil de Tranquilino se convierte en una especie de nicho, en un lugar donde la gente deja sus mensajes para el difunto.

Pero como el dueño nunca contesta, entonces (previo "pedido" de los familiares) el prefil se transforma en uno conmemorativo o se puede borrar (al menos en el caso de Facebook)

El tema es que la gente en la red no desaparece por completo cuando se muere. Mucho menos sus blogs.

Es más, para algunas familias el duelo no es completo si saben que hay rastros de su ser querido flotando en la red...

Por supuesto, no es lo mismo hablar de una red social tipo Facebook que hablar de un blog y más si de lo que habla la bitácora es sobre cosas personales, sentimientos, historias, y ese tipo de cosas.

En fin, ya me extendí demasiado y me fui por las ramas más que Mowgli, Tarzán y George de la Selva todos juntos. (?)

Conclusión: No abandones tu blog así de onda, al pedísimo, porque o sino voy a pensar que estás muerto y si resulta que no es así, que te fuiste nomás a vacacionar por ahí, ya durante un par de años, no te imaginás la cara de RageGuy que voy a poner... (?)

Preguntas que dejo para responder:

¿Viste algún caso parecido en donde te encariñaste con alguien o con algún sitio y que se haya esfumado así sin más, sin mediar palabra?

Si te morís, ¿alguien te va a extrañar en la red?

Si te pasara algo, ¿querrías que tus perfiles en redes sociales, tu blog y todo eso continúe en línea a modo de homenaje póstumo? O ¿preferirías que desaparezcan?

¿Te surge alguna otra pregunta o tal vez tenés alguna respuesta?

Por favor, dejá tu comentario ahí abajo...

Y si de repente desaparezco, en el "Acerca de" de este blog vas a encontrar la forma de contactarme (incluso está mi teléfono ahí)...

Nah, yo creo que todavía voy a seguir 'hinchando las pelotas' (?) por estos lares, si Dios quiere... :P

Todo esto sólo me hizo pensar: Hay que tener cuidado con lo que uno publica en la red... porque se puede quedar en línea por toda la eternidad...

OMG! Creo que ya es tarde en mi caso con tanta barrabasada que ya publiqué xD

Update
Si bien yo hablé acá de bloggers que mueren por su propia mano, también se puede aplicar a aquellos cuya muerte se deba a causas naturales, o en accidente en el peor de los casos, asesinados.

En los comentarios kbzon dejó un link muy interesante a un caso en específico en el que un blogger (de nombre Simon), gracias a su último post en su blog ayudó, a la policía a dar con el paradero de su propio asesino (ya después de muerto): (ver enlace)

El post-morten se convirtió en una especie de obituario donde la gente deja sus mensajes para Simon y su hermana, que hasta ahora superan 4400, la mayoría de ellos dicen R.I.P (el famoso "que en paz descanse", en inglés)

Una traducción aproximada del post original sería esta:

Hoy perdí mi clase de japonés otra vez(...)En fin, hoy fue un día extraño, a eso de las 3 un tipo tocó el timbre. Bajé y lo reconocí, era el ex novio de mi hermana. Me dijo que quiere sus cañas de pescar de vuelta. Le dije que espere mientras iba por ellas. Mientras las busco él ya está en la casa. Él está todavía acá en este momento, fumando, caminando por toda la casa con sus zapatos puestos, y por cierto, yo acabo de repasar el piso hace 2 días! Por suerte, el se irá pronto(...)
No hay mucho que pueda agregar, pero como diría un sobrinito: ya me dio miedito

Sólo puedo decir que chemopirĩmba... :/