Cuando un amigo se va... ¿Qué es la amistad? Me he preguntado eso cientos de veces, hasta llegar al punto de decirme a mí mismo que la amistad no existe ... pero, ...

Cuando un amigo se va...

¿Qué es la amistad?

Me he preguntado eso cientos de veces, hasta llegar al punto de decirme a mí mismo que la amistad no existe... pero, ¿qué es la amistad?

Quisiera escribir algo, algo ahora que la única persona con la que hablaba en el colegio ya no está, pero no puedo.

Me quedo impávido como a quien nada importa. Como una hoja seca que se la lleva el viento, como una piedra a la que le dan golpes pero no siente.

Duele, eso sí, duele, y a pocos les importa.

Sí, murió un compañero de colegio, ¿y qué?

¿Como que, y qué!? Que ahora estoy más solo que antes. Eso.

¿Ahora con quién más voy a hablar?

Soledad, maldita soledad, me arrebatas la última oportunidad de creer.

Creer que la amistad existe... pero no... no existe.

Siento el dolor calar hasta los huesos, pero es un dolor en el alma.

¿Era acaso un amigo el que se fue?

¿Quién fue él para que con su muerte haya quedado yo así de mal?

Un amigo.. mi único amigo.

¿La amistad acaso no es contar lo que se tiene en el corazón?

¿La amistad acaso no es sacar eso que se tiene dentro y contarlo, contarle a alguien, contarle a un amigo... mostrar el dolor, mostrar las alegrías en bandejas de palabras, una palmada en el hombro cuando algo sale bien o cuando algo sale mal?

¿Acaso la amistad es sólo compartir cosas superfluas? No! Amistad es abrir el corazón a alguien y que ese alguien escuche, y ahora, quién podrá escucharme?

Malditas lágrimas que no me dejan ver bien el monitor, el teclado húmedo, la sensasión de vacío....

¿Por qué? ¿Por qué se suicidó? Nadie ni nada me dice el por qué.

Se peleó con su novia, dicen. ¿Eso es motivo para morir? Estaba triste, al igual que yo, eso sí.
¿Pero es la tristeza motivo para morir?

Dicen que no se suicidó, que fue un accidente...

No tiene sentido nada, nada.

Yo solo desgloso palabras en vano, porque sé que si bien alguien lee, viene, pasa y se va.

Ahora la soledad será más dura ahora conmigo sin su presencia, sin poder contarle a alguien que me rompieron el corazón, o que me gusta tal o tal chica del colegio sin tomarlo como broma, sin poder abrir mi corazón, que es lo único que sé hacer...

No sé para qué escribir más, no sé para qué seguir escribiendo estas palabras de desconsuelo...

Sólo sé que duele y que me ahogo en mi antiguo mar de hastío insondable...

Imagen via