¿Timidez amorosa? La timidez amorosa ( love-shyness ) es el término utilizado por el científico conductual, psicólogo y profesor Brian G. Gilmartin para desc...

¿Timidez amorosa?

La timidez amorosa (love-shyness) es el término utilizado por el científico conductual, psicólogo y profesor Brian G. Gilmartin para describir un tipo específico de timidez crónica severa en la cual la persona tímida encuentra difícil mostrarse asertiva en situaciones informales que involucren potenciales parejas romáticas o sexuales. Implica un grado de inhibición y reticencia tal que es suficientemente grave como para impedir la participación de la misma en roles tales como noviazgo, matrimonio y familia.

Así un varón heterosexual con timidez amorosa tendrá problemas al iniciar conversaciones con mujeres debido a fuertes sentimientos de ansiedad y que por lo normal (prácticamente por definición) no tienen contacto social informal con mujeres.

Gilmartin apunta que a los hombres con timidez amorosa frecuentemente se les toma por homosexuales, por su aparente falta de interés en las mujeres y que muchos varones heterosexuales con timidez amorosa no están interesados en entablar amistad con otros hombres.

Esto, junto a su falta de éxito para iniciar contacto con mujeres, les causa sentimientos de soledad, alienación y hasta depresión.

Aunque la timidez amorosa no está reconocida como desorden mental por la OMS comparte algunas características con desórdenes mentales comúnmente reconocidos, similares a los que padecen la gente con transtorno de la personalidad de evitación, normalmente evitando oportunidades para el contacto social. Además, este impedimiento en las interacciones sociales posee cierta similitud con los síntomas del sindrome de Asperger o del desorden pragmático semántico. Más información.

–Vos no hablás mucho, ¿verdad?
A continuación una conversación ficticia con un joven con posibles síntomas de timidez amorosa. Comienza hablando el muchacho.

Nde! Ha upéi? Hoy hablé con una chica!...

–¿Y... cuál es el problema, te mordió o algo así? Digo, estás con una cara mezcla entre ansiedad, susto, alegría...

–Mmm, sabés bien qué pasa, que por mi timidez nunca puedo hablar con ninguna chica.

–Sí, lo de la timidez amorosa...

–Así es...

–Veamos si realmente tenés eso de timidez amorosa... Te voy a hacer unas preguntas. ¿Dale?

–Está bien..

–¿Sos varón?

Mba'epio péa viejo... Sí.

–¿Sos virgen?

–No... digo, es decir... e'ana, ¿¡por qué pio esa pregunta¡?

–¿Lo interpreto como un sí?

–No... ¿Ella no cuenta acaso?

–Bueno... ¿rara vez salís con mujeres?

–Sí, pero es que no se me ha dado la oportunidad... digo...

–Ok, ¿tuviste alguna relación anterior íntima de naturaleza romática o sexual con algún miembro del sexo opuesto?

–Sí... pero ella me destruyó...

–A ver... ¿deseás desesperadamente tener una relación con una mujer pero no la tenés debido a tu timidez?

–Qué te puedo decir... ¿sí?...

–¿Te sentís extremadamente llevado por la ansiedad con el simple pensamiento de ser asertivo cara a cara con una mujer de manera amistosa?

E'a, ¡yo puedo hablar con las chicas, si a eso te referís...! Pero me cuesta... eso sí...

–¿Sos extrictamente heterosexual en tus relaciones romáticas y eróticas?

–Sí, ¡a la gran perinola! ¿Qué clase de pregunta es esa?

Aní eñesulfurá! Para qué luego pregunté, con lo que te conozco por supuesto que la respuesta es sí...

Nde, en serio te digo, ¿a dónde van todas estas preguntas?

–Decime, ¿cuando eras chico cómo te trataban en en la escuela?

–Mal.

–¿Mal?

–Mal es un decir, ¿te acordás eso que conté hace mucho?...

–Pero nunca te defendiste de ellos, nunca peleaste, ¿no?

–Qué querías que hiciera, si decía algo, o si intentaba defenderme me trataban peor, me gritaban, insultaban, me estiraban de las orejas, me golpeaban, y eso en los mejores días, otros días me pateaban, apedreaban, me...

–Bueno... ya, puro bullying entonces...

–Puro bui... ¿qué?

Bullying, es como se le llama al acoso escolar por parte de niños de la misma edad, todo eso que te hicieron... terrible fue según veo...

–Sí, uno esos "compañeritos" una vez me tiró una piedra en el ojo izquierdo, así adrede creo yo, sin mediar palabras... ahora no veo muy bien que digamos en ese lado, tengo algo llamado queratocono algo así en la córnea...

–¿A ver?

–Mmm, no, no vas a ko ver, no se ve a simple vista, pero sumado a mi miopía en ambos ojos que hace que tenga que usar anteojos para tomar el colectivo, ahora no veo bien de cerca en ese lado... ¡que rabia me da!... no puedo borrar de mi memoria la escena de ese mita'i akã bodoque de [censored] ese arrojándome la piedra esa...

–¿Vos sos de pensar que nadie se preocupa por vos?

–A veces... Eso creo.

–¿Vos no sos de esos que por decir, miran fijamente a las mujeres con las que se encapricha por una chica y le empezás a hasta a acosar sin ser capaz de hablarle?

–No... si eso de "mirarle" vos decís a hacerlo desde lejos en el recreo con cara triste sentado en un banquito en la esquina cuando era chico... podría ser, pero pasaba tan desapercibido que ni siquiera se daba cuenta que existía...

–¿Quién no se daba cuenta?

–Cuando era chico, en la primaria, había una que otra chica que me gustaba. Era un niño, y ya en aquel entonces no podía hablarles...

–Casi siempre te veo triste, sabés... estás deprimido o algo así?

–Siempre ando deprimido, triste, pero ahora estoy tratando de salir de este agujero...

–Voy a hacerte otra serie de de preguntas, para salir de una duda que tengo...

–¿Más preguntas?... Y bueno...

–¿Estás con forma física por debajo de la media o sos de interesarte menos en los deportes?

–No soy de jugar fútbol si de eso hablás. Todo el mundo juega fútbol, yo ni siquiera se jugar, ni siquiera se las reglas. Esa era una de las razones por la que me trataban mal en la escuela. Y no, no estoy en buena condición, es decir, me paso mucho tiempo frente a la computadora, así que... Corro un rato y ya me duele todo, jaja.

–¿Sos de interesarte más en películas y música y preferís ver distintos tipos de películas que los que no son tímidos?

–¿Sobre la música que escucho? sí, es muy distinta al de la mayoría de las personas, eso sí. Películas. Las películas que veo, pues, a los que conozco en persona no les gusta... así que... La respuesta es sí.

–¿Das gran importancia, a menudo desproporcionada, a la belleza física (especialmente belleza facial)?

–Yo no soy lindo, así que quién soy yo para decir quien es lindo o linda o quien no lo es... No. No sé.

–¿No estás interesado en amistades masculinas?

–El tema es que no sé de qué hablar... Por ejemplo, hace unos días vino un ex compañero de colegio quien me empezó a hablar de su situación sentimental, que su novia esto, que su novia aquello... No tengo novia (nunca he tenido una) así que me costaba mucho hablarle... La mayoría de los que conozco, si no hablan de eso, hablan de "Olimpia, Cerro, Barça, Real Madrid, que la selección, que ma'embo" y esas cosas. Yo fútbol cero. No sé, no es mi onda...

–¿Desarrollaste un interés en las chicas a una edad más temprana de lo habitual?

–Sí... o sea... creo que sí...

–¿Preferís tener hijos o hijas?

–Depende... Cuando son chicos (bebés) los niños lloran más que las niñas, y tenés que ajustar tu paciencia hasta niveles inimaginables, en cambio las niñas son más calmadas, tranquilas. Al menos según tengo entendido. En ese sentido sí. Ahora bien, las preocupaciones llegan con la adolescencia; cuando ya viene el chico'i y toda la onda... Pero bueno, ni siquiera sé muy bien lo que estoy diciendo...

–¿Tenés problemas para expresar tus emociones?

–A veces... es decir, hay ocasiones en que no sé cómo reaccionar...

–¿Tuviste un parto difícil?

–¿Sabés que no me acuerdo?... Nah, digo nomás, jaja. Nací prematuro. Después incubadora. ¿Eso cuenta?

–¿Sos melancólico?

–¿A mí me preguntás?

–La respuesta es sí entonces... ¿Fuiste callado cuando chico?

–No hablaba con casi nadie.

–¿Tuviste una madre nerviosa que no te permitían citas con chicas?

–No.

–¿No tenés hermanas o si tenés no más de una?

–Sí, tengo una hermanita.

–¿Hermanita? Pero según tengo entendido tiene tu casi tu edad...

–Yo nomás le llamo así...

Anína eñeamargá chamigo. Nambré. Y, ¿normalmente sos muy serio?

–A veces. Pero prefiero reir. Serio, serio, no. Hago bromas de vez en cuando. Pero ojalá existieran los emoticones en la vida real, porque hay veces que no entiendo cuando se me hacen bromas, jaja.

–¿Tuviste a algún adulto a quien acudir para soporte emocional cuando niño, y continúa siendo así ahora que sos adulto?

–No me gustan los psicólogos, psiquiatras y demás yerbas. Mis padres iban al trabajo por la mañana, yo iba al colegio de tarde. Saludos de buenas noches y nada. Pues... No.

–¿Te molestás con facilidad?

-Sí, hay veces que exploto todito mal luego. Pero después me doy cuenta que esa no es la forma de reaccionar y me siento terriblemente mal...

-¿Sufrís una cantidad excesiva de trauma psicológico, del que la timidez amorosa puede ser la consecuencia?

–Digamos que tuve una infancia muy triste. No sé si se puede decir traumática pero bueno...

–Muy bien... Ya está.

–¿Ya está que?

–Parece que sí, tenés timidez amorosa pero... no tan grave. Dijiste que pudiste hablar con esa chica, ¿no?

Ehmm ¿je?
 
Imagen: *makani