Sentir... de eso se trata Sentir... de eso se trata... SENTIR No puedo sentir. ¡Malditas pastillas!, ¡qué rayos es esto! Siento el mismo vacío que antes solo que el...

Sentir... de eso se trata

Sentir... de eso se trata... SENTIR

No puedo sentir. ¡Malditas pastillas!, ¡qué rayos es esto!

Siento el mismo vacío que antes solo que el sentimiento es distinto. Siento el vacío mas no el dolor. Siento aún igual a la soledad calar mis huesos. Mi espíritu tiembla pero queda repentinamente congelado ene el tiempo, congelado por sentimientos que no existen, sentimientos que sucumben ante el abismo insondable de la mismísima nada.

Sentir... de eso se trata...

Ahora no siento más que el susurro de lo que alguna vez, (días atrás), fueran gritos, gritos entremezclados, inentendibles, voces en mi mente.

¿Qué siento ahora? No sé qué rayos es lo que siento... Siento esa fea sensación de hastío pintada de rosa y se ve horrible de ese color. Es como tapizaran el infierno con un tapiz de cuadros rojos y verdes y dibujos mezclados de pixel art muy mal hechos.

La verdad, no sé que cuernos es lo que siento ahora. Ella está ahí, ella está en mi mente como si de una profunda apuñalada al cerebro se tratara.

Sentir... Eso quiero. Quiero sentir pero no puedo. Sentir... pero no dolor. Sentir lo que sentía al estar con ella, al hablar con ella, al... hacer el amor con ella.

¿Enamorarme?

Sí, eso quiero. Eso es demasiado maravilloso, quisiera enamorarme, quisiera sentir el corazón palpitar entre mis manos, pues saldrían del pecho de la emoción...

Pero ahora eso no es lo que siento.

Siento un corazón roto, y me corta las manos pues parecen pedazos afilados de vidrios rotos. Siento un corazón ya no fulgurante como antes, sino casi putrefacto, destruido.

¿Qué hago aquí? Por qué tengo que hacer caso a todo esto, a todo lo que me falta decir... A todo lo que callo o grito u omito o...

¿Morir? No sé, no sé y ni siquiera sé qué mas escribir, de repente la mente en blanco... como ahora.

Escucho a quienes están a mi alrededor, a mi izquierda y derecha, sentados. Hablan en guaraní, y yo apenas entiendo. Hablan de pastillas y de esas cosas.

Hablan de cosas que no tienen que ver con los sentimientos.

No es fácil ser... ¿yo?

¿Seré acaso tan diferente a los otros?