Ya es tarde... Tres para la cinco de la tarde. El bullicio de la quejumbrosa despedida de viajeros impacientes. Calidez súbita de la brisa del norte, golpe...

Ya es tarde...

Tres para la cinco de la tarde. El bullicio de la quejumbrosa despedida de viajeros impacientes. Calidez súbita de la brisa del norte, golpeando su rostro inequívocamente dolido, ahora más que nunca abatido.

Viéndola estaba él de lejos. A ella rodeaban sus amigos... La ultima vez. Posiblemente no volverán a verla.

El gritaba en su interior, ahogado en llanto a lo lejos, suplicante. Se decía “Seguro será feliz, terminará sus estudios, conseguirá un marido... ¡Oh Dios!, ¡jamás le he dicho cuánto la amo!”

Conteniendo sus ya rebosantes lágrimas se acercaba lentamente hasta unos metros de ella. Una duda en su mente la detiene. Un paso más, pero.. No. –“Ya es tarde”– se dice enfáticamente para sí. Ahora más que nunca lo sucumbe el dolor incontrolable, e incoercibles se vuelven las lágrimas, sus ojos, su mente, su vida entera se desbarata en el intento de dar otro paso...

–“Que no se dé cuenta que estás llorando”– Vuelve a decirse.

No. No cambiaría nada el decirle lo que siente. Ella está feliz, su rostro irradia emoción y tristísima agonía a la vez. Toda su familia ya fue a Europa sólo ella faltaba marcharse para allá.

–“¿Y si le suplico que se quede, si ve que en su ausencia me voy a morir?”... No. Ya es tarde...

Clic sobre la imagen para reproducir el GIF
Texto extraído de unos escritos personales de mi época de adolescente.
La imagen GIF fue hecha con capturas de pantalla tomadas de de la película paraguaya Universo Servilleta que puede descargarse gratis desde su página web.

Seguí este blog

Con tu lector de feeds: Suscribirse


En Twitter: @CatarsisH

Seguir al autor en las redes

Seguir