¿No vale la pena enamorarse?

Esa pregunta me hago mientras escucho algunas canciones que en sus letras hablan al respecto. Y la respuesta a esta pregunta según la letra de la canción que pongo a continuación es NO. Y en parte coincido. Porque como pasa siempre, me enamoro y al final termino ahogado en dolor, en un abismal océano de tristeza infinita. ¿Acaso siempre va a ser así? ¿Será que en serio NO vale la pena enamorarse?
Clic en el botón correspondiente para escuchar la música:

Chébere - No vale la pena enamorarse (letra)

A este pobre corazón que anda penando y buscando,
a este pobre corazón que se anda enamorando,
que le importa si después me paso el tiempo llorando,
me paso el tiempo llorando.

A este pobre corazón que anda buscando un cariño,
a este torpe corazón inocente como un niño
Romántico y soñador, caballero, aventurero,
en la senda del amor, que me hace llorar, que me hace sufrir.

No vale la pena, no vale la pena enamorarse
No vale la pena, no vale la pena enamorarse
El amor te da la vida y también te la quita
cada vez que te enamoras y luego terminas.

No vale la pena, no vale la pena enamorarse
No vale la pena, no vale la pena enamorarse
Pero que voy a hacer si son los sentimientos
de este tonto corazón que nunca me hace caso.

A este pobre corazón que anda buscando un cariño
A este torpe corazón inocente como un niño
Romántico y soñador, caballero aventurero,
en la senda del amor, que hace llorar, que me hace sufrir

No vale la pena, no vale la pena enamorarse
No vale la pena, no vale la pena enamorarse
El amor te da la vida y también te la quita
cada vez que te enamoras y luego terminas

No vale la pena, no vale la pena enamorarse
No vale la pena, no vale la pena enamorarse
Pero que voy a hacer si son los sentimientos sentimientos
de este tonto corazón que nunca me hace caso...

Quiero verte desnuda... (poema)


Quiero verte desnuda como una azucena
manecita de seda candorosa y fragante.
Quiero verte desnuda como un lirio, filena
florecita que oculta el capullo del guante.

Dulce fruta vedada, la serpiente me incita
es goloso mi labio y con sed delirante,
beber quiero la gloria de tu miel exquisita,
manzanita que guarda la corteza del guante.

Sirio triunfa en la inmensa joyería del cielo:
Muestra el rey de la noche tu blancura radiante,
y verás como al punto Sirio rabia de celo,
joyelito que ocultas el estuche del guante.

Aduérmete en mi mano como una paloma,
en un nido viviente que te arrulle y te encante,
ya verás como sueñas el edén de Mahoma,
palomita que tiemblas en el nido del guante.

El calor de tu sangre que da fiebre chicina,
la nieve de la perla, el agua del diamante
se incendian alumbrando tu blancura divina,
duquesita que ardes en el seno del guante.

Por ti lloro: si quieres disipar la maligna
intención que me inspire un Mefisto galante
con el agua bendita de mis ojos te signa,
hermanita que sueñas en la celda del guante.

Blanca hija de Jairo en el mármol dormida,
permite que mi labio te oprima un solo instante;
mi beso es taumaturgo y te dará la vida,
mujercita que envuelve la mortaja del guante.
Rimas Galantes,
Carlos Borges (1867-1932)
Imagen via