Lucifer ya ha sido liberado... En el medio del infierno había un abismo de tinieblas: Lucifer fue precipitado en él encadenado, y negros vapores se extendían sobre él(...)...

Lucifer ya ha sido liberado...

En el medio del infierno había un abismo de tinieblas: Lucifer fue precipitado en él encadenado, y negros vapores se extendían sobre él(...) He sabido que Lucifer debe ser desencadenado por algún tiempo cincuenta o sesenta años antes del año 2000 de Cristo...
-Beata Ana Catalina Emmerick (1774-1824)

Ese extracto fue sacado del libro "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo" o más precisamente de "Ana Catalina Emmerick: Pasión y Resurrección de Jesús - Visiones y Revelaciones" que incluye escenas de la Resurrección.

Este libro fue usado como base por el actor y director Mel Gibson para su película "La Pasión de Cristo".

Es más, puedo afirmar que soy uno de los pocos que puede "seguir" las escenas de la película sin perderme, al menos no demasiado... :)

Por ejemplo, en la escena del Getsemaní, cuando Jesús se enfrenta al Diablo, él sentía un dolor no sólo espiritual, también emocional, incluso físico. No solamente era la visión del sufrimiento profundo de lo que iba a ocurrir más adelante como le pasaría a todo ser humano que se entera que va a morir (aunque él lo supo porque es Dios) y más aún de esa forma (en su agonía, crucifixión y muerte) sino que en ese momento atrajo para sí todos los pecados.

Digamos que era una lucha interna de aceptar o no cargar con todos nuestros pecados.
Jesús en el Huerto de GetsemaníEn el libro muestra todos los detalles, la forma en que se le aparecía enfrente suyo todos los pecados del mundo desde el comienzo al fin de los tiempos en sus infinitas formas de fealdad interior, todas las abominaciones y crímenes, tormentos, vicios, se veían como cosas horripilantes.

El lugar descrito como una especie de gruta estaba lleno de visiones horrendas de los crímenes de toda la humanidad. Y el demonio le mostraba cosas cada vez más y más espantosas y le gritaba:

-"Cómo! Vas a tomar el castigo sobre vos? Creés que un hombre puede cargar con todo el peso del pecado?"

Jesús no tenía pecado alguno y como es Dios podía evitar que muera su humanidad pero él se entregó voluntariamente al sacrificio y asumió las consecuencias del pecado: la muerte. Y Lucifer trataba de convencerlo para que no lo hiciera...

En fin, definitivamente es muchísimo más complejo que lo que se muestra en la película y haría falta varios post seguidos y hasta libros enteros para explicarlo.

Pero si me equivoco que me corrijan (es que no soy teólogo ni nada de eso, jaja)

Para más información recomiendo la lectura de este reportaje de ACIPrensa

Ana Catalina EmmerickEs muy interesante constatar la forma en que Ana Catalina Emmerick va relatando con todo lujo de detalle, hasta el más mínimo: ubicación de muebles, los platos y la comida; las características de las plantas, hasta dimensiones de las piedras, descripción física y psicológica de cada uno de los que aparecen, todo lo que veía en sus visiones.

Si leés el libro despacio y en silencio y te concentrás parece que estás viendo una película o algo así.

Por ejemplo, hay varias escenas que me llamaron la atención en el libro como la de la Verónica y el sudario.

Verónica significa verdadera imagen, verdadero retrato (vera, verdadera; icon ó éikon, imagen o retrato), o sea, ¿la verdadera imagen de Jesús, de Dios?. Es uno de los nombres que más me gustan, tanto así que si tuviera un hija le pondría ese nombre :D

En realidad el nombre de Verónica era Serafia o Serafina; ella tenía una hija adoptiva de unos 9 años.

Según el libro, el sudario era de lana fina, tres veces más largo que ancho y se llevaba habitualmente alrededor del cuello: era costumbre ir con un sudario semejante a socorrer a los enfermos o afligidos y limpiarles la cara en señal de dolor o compasión.
Jesús y la Verónica
Además, Serafia (o Serafina) era pariente de Juan el Bautista (su prima). Su papá y Zacarías (el papá de Juan el Bautista) eran hijos de dos hermanos. Ella era cinco años mayor que la Virgen María.

Otro caso: Simón de Cirene, un pagano que trabajaba de jardinero tenía tres hijos: Dos ya crecidos (Rufo y Alejandro) y otro más pequeñito.
Simón de Cirene ayudando a Jesús
Casio (conocido también como Longino) que era bizco y sus compañeros se burlaban de él por eso, tenía 25 años cuando cumplió la profecía y atravesó el corazón de Jesús con su lanza y le salpicó la sangre y se sanó de la vista.
La lanza de Longino
Ahora bien, la descripción que hace de los infiernos (en el credo cristiano dice que Jesús "descendió a los infiernos") es muy interesante. Claro, como no es un lugar físico es difícil imaginarlo, pero lo describe como un lugar como si si estuviera dividido en tres partes o tres mundos o "esferas" separadas con varios niveles.
Hacia el infierno
Podríamos decir que cuando Adán y Eva fueron expulsados del paraíso como que la humanidad ya no pudo ir más al Cielo. Todas las almas fueron confinadas a lo que se llama Sheol, la morada de los muertos.

Las almas de los buenos fueron puestas en una de esas esferas en el inframundo. Ahi no se sufría tormento alguno. Ellos solamente esperaban. Esperaban al Salvador, a Jesús.

Los malos en cambio eran atormentados por demonios en un lugar aparte, en un nivel inferior más "al fondo". Ese lugar sí que es horrible. Imaginate el "infierno" tal y como te acordás. Así pero peor.

Jesús no "descendió a los infiernos" para liberar a los condenados ni para destruir el "infierno" (según el concepto que tenemos del mismo), se fue ahí para liberar a los justos que le precedieron. A estos los llevó consigo al paraíso que fue nuevamente abierto.

Haciendo una breve descripción:

Al entrar a la izquierda estaba los patriarcas anteriores a Abraham y a la derecha los que vivieron desde Abraham hasta Juan el Bautista (es lo que se conoce como el "seno de Abraham". Jesús pasó como una luz radiante entre esos dos círculos acompañado de sus ángeles.

Mandó abrir las puertas del lado izquierdo que estaba como candadeadas (era como una especie de purgatorio porque alguno que otro era atormentado por demonios)

Se dirigió a la derecha, un lugar que estaba como más elevado. Allí se encontraban todos los santos israelitas, Moisés, los Jueces, Profetas, los antepasados de Jesús como Santa Ana, su padre adoptivo José, Zacarías, Isabel, Juan el Bautista... en fin.

Siguió "adentrándose" hacia las profundidades hasta acercarse al centro del abismo. O sea, el infierno "infierno" propiamente dicho.

Era como un edificio inmenso, tenebroso, apenas alumbrado con una luz metálica y en su entrada había unas puertas enormes, negras con cerrojos y de fondo se escuchaba un grito como aullido incesante de horror.

Las puertas se hundieron y apareció un mundo horrible de tinieblas.

En el libro hace una descripción tipo comparación entre lo que sería el Cielo y el Infierno. Resumiría que en éste último "cada condenado tiene siempre presente que todos los tormentos a los que están entregados, los suplicios que sufren son el fruto natural y necesario de sus crímenes ya que todo lo que ven y sienten de horrible en ese lugar no es más que la esencia, la forma interior del pecado" y que estarán en esa inmundicia eternamente. Esto es algo demasiado complejo de explicar. Lo que sí que es aterrador.

Algunos ángeles arrojaron a ejércitos enteros de demonios, muchos encadenados en un círculo que rodeaba a otros círculos concéntricos. Y ahí viene la escena que se menciona al comienzo del post:

Lucifer fue encadenado (algunos demonios fueron dejados libres para tentar al mundo) pero será liberado 50 ó 60 años antes del año 2000.

O sea, ya fue liberado. :S

Y sí. Nada más hay que ver cómo está el mundo, diría alguien por ahí: sumido en tinieblas.

Quien niegue que de un tiempo a esta parte todo se está yendo al mismísimo ¿infierno?, es que está completamente ciego.

Más adelante el libro menciona que una infinidad de almas justas fueron rescatadas del purgatorio y del limbo y siguieron a Jesús hasta el Paraíso.

Hay una wiki que recoge todas sus visiones por lo que se puede leer en línea el libro sobre La Pasión si alguien tiene curiosidad.

En fin. ¿Qué puedo decir? Me gustó el libro.

Casi nunca hablo de religión en este blog. Pero yo creo que todo es cuestión de creer más que otra cosa.

Sobre el título del post: Hay que ser demasiado ñembotavy para negar que el mundo está de cabeza. Lo que antes era bueno ahora resulta que es malo, lo que era reprochable y hasta deleznable ahora se toma como algo cool, muy "buena onda"...

Para pensar...