Gracias por no fumar Casi de noche salía del colegio, como todos los días, al oscurecer. Pero al llegar cerca de aquel portón principal me agarraba un pirĩ, un e...

Gracias por no fumar

Casi de noche salía del colegio, como todos los días, al oscurecer. Pero al llegar cerca de aquel portón principal me agarraba un pirĩ, un escalofrío en la nuca.

Aspiraba hondo, profundo mientras decía para mis adentros: -Cruzá rápido, sólo cruzá rápido...

No había matones esperándome. Es más, pasaba tan desapercibido incluso a pesar de ir contra las reglas del colegio por usar pelo largo, que nadie me hablaba. Nadie me conocía. ¿Entonces qué temer?

Desde el portón principal hasta la avenida había un pasillo (una calle que conectaba la entrada del colegio con la avenida). Menos de cien metros entre casas particulares y librerias kioskos y una panadería. Hasta llegar a la esquina.

Ese trayecto estaba lleno de humo. No había un incendio, tampoco estaban quemando basura. El olor era tan fuerte y nauseabundo que apenas podía pasar... Eran los alumnos, la mayoría los de los últimos años. Ellos, una vez en la calle, estaban fuera del control de los maestros. Y se intercambiaban cigarrillos, y otros no eran precisamente tabaco.

Humo en el ambiente. Todos estamos expuestos a su efecto nocivo. Llena restaurantes, oficinas, lugares cerrados... hasta el parlamento...

Algunos datos (obtenidos de la página de la OMS)

En el humo del tabaco hay más de 4000 sustancias químicas, de las cuales al menos 250 son nocivas y más de 50 cancerígenas.

Solo ambientes totalmente libres de humo se puede proteger a las personas de los efectos del tabaquismo pasivo, que causa 600.000 muertes prematuras cada año.

En los adultos, el tabaquismo pasivo causa graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, por ejemplo cardiopatía coronaria y cáncer de pulmón. En los lactantes provoca la muerte súbita y en las mujeres embarazadas es causa de insuficiencia ponderal del recién nacido.

Las zonas de fumadores separadas y «supuestamente» ventiladas para fumadores no protegen a los no fumadores contra la inhalación de humo ajeno. El humo ambiental puede propagarse de una zona de fumadores a una de no fumadores, incluso si las puertas entre ambas están cerradas y existen dispositivos de ventilación. Solamente un ambiente totalmente libre de humo constituye una protección efectiva.

«Sólo hay que imaginarse estar en una piscina donde, en una zona se permita orinar y en otra no. ¿Entrarías así? Es la misma piscina... es el mismo aire... Se entiende, ¿verdad?»

Cerca del 40% de los niños están regularmente expuestos al humo ajeno en el hogar. El 31% de las muertes atribuibles al tabaquismo pasivo corresponde a niños.

Los jóvenes expuestos al humo ajeno en el hogar tienen entre una y media y dos veces más probabilidades de comenzar a fumar que los no expuestos.

El 10% de los costos económicos relacionados con el consumo de tabaco se atribuyen al tabaquismo pasivo. El consumo de tabaco impone costos económicos directos a la sociedad, como los asociados con el tratamiento de las enfermedades relacionadas con el tabaco, así como costos indirectos, por ejemplo los asociados con la disminución de la productividad o la pérdida de salarios por causa de muerte o enfermedad.

Más del 94% de las personas no están protegidas por las leyes sobre entornos sin tabaco.

Y ahora tampoco nosotros...

Se fue todo al [censored]. Ahora los diputados destrozaron la ley antitabaco. En Europa cada vez son más severos con el tema y hasta están estudiando prohibir en espacios abiertos y acá los legisladores acaban de permitir que se fume en una piecita de 7 x 10. ¡Pero qué [censored] está pasando!

Hay cosas que hay que tener en cuenta:

El tabaco es una DROGA. Sí, así, con mayúsculas. Yo escucho a algunos decir "los adultos tienen derecho a elegir fumar". Eso es estúpido. No se elige. Y no se puede dejar más... ¿Entonces el que fuma es un drogadicto? Suena fuerte, pero sí, es así.

Es más, el tabaco es una puerta de entrada a otras drogas ilegales. Se comienza con el cigarrillo, luego un "pucho" de marihuana... y así, va creciendo la bola de nieve hasta niveles insospechados.

El tabaco es la segunda causa principal de mortalidad en el mundo, cobrándose una vida cada 6,5 segundos. Los que empiezan a fumar en la adolescencia (como ocurre en el más del 70 por ciento de los casos) vivirán entre 20 y 25 años menos que quienes nunca hayan probado el tabaco. No lo digo yo, son datos de la OMS

Para no tirar tantos números puedo contar algo concreto:

Tengo una tía que hace un par de años fue a consultar al médico por un caso de asma. Ella vive en Gran Buenos Aires. Estaba bastante grave en realidad. El doctor le dijo:
–Señora, de nada sirve que haga tratamiento si usted no deja de fumar.
¡Pero yo no fumo! –contestó ella.
–No me engañe, o deja de fumar o déjese de...
Bueno al final había un [censored] que no recuerdo bien. Lo que sí recuerdo es que ella, a pesar de no haber fumado nunca apenas podía respirar.

Y resultó que efectivamente no era ella la que fumaba. Era su marido. En la pieza, en la sala, en todos lados el tipo iba con un su cigarrillo en mano.

Ese humo que largaba el cigarrillo le estaba haciendo daño.

Y el humo del cigarrillo para un fumador pasivo (aquellas personas que no fuman pero que están respirando el mismo aire de un fumador) es peor.

Para el fumador al menos hay un “filtro” (aunque para mí es una pelotudez sin sentido, ya que igual hace daño, ni aún usando como en la película El quinto elemento):

Fumar hace daño. Sí. ¿Pero qué hace?

Puedo enumerar sólo algunas de las enfermedades que se pueden contraer por fumar, pero decidí hacer algo mejor.

Hay un archivo pdf bastante ilustrativo del sitio web de la Organización Mundial de la Salud que te suplico, te imploro luego que bajes.

Es como una especie de infografía. Clic derecho y seleccionar "Guardar enlace como..." sobre este enlace: smokersbody_es_fr.pdf. Si no funciona probá bajar desde acá (mediafire). En otros idiomas acá. Si no podés abrirlo quizá sea porque necesites instalar un lector de archivos PDF.

Entre las enfermedades bien explicadas que se enumeran se encuentran afecciones de la piel como arrugas a temprana edad, psoriasis, discromía de los dedos; pérdida de la audición (sordera); deterioro de la dentadura; osteoporosis; úlcera gástrica; cardiopatías (enfermedades graves del corazón), cáncer de todo tipo, incluyendo de cuello uterino; aborto espontáneo, deformación de los espermatozoides, impotencia, enfisema, cataratas...

Así es como se ve el cuerpo de un fumador: [ver imagen]

Les puedo contar un caso personal: Mi papá empezó a desarrollar cataratas al llegar a los 50. Fumador desde que él tenía memoria. La última vez que supe de él supuestamente le había salido mal una operación para reducir la enfermedad en el ojo. Nambré! resultó que jamás dejó de fumar, D: ¿así como se iba a curar? Tosía como poseído, estaba hecho mier*coles cuando lo vi por última vez...

Cuando era chico (cuatro o cinco años) mamá solía sacarme afuera por las madrugadas. Íbamos a los antiguos eucaliptales de "Capilla del Monte" (cuando eso el lugar no era tan peligroso y había un montón de árboles) para tomar aire fresco.

¿La razón? Asma. Hecho pelota yo andaba por aquella época. Papá jamás dejó de fumar. El médico le convenció que no fumara en lugares cerrados y después ya sólo fumaba en el patio o en su taller, donde trabajaba como mecánico.

Más adelante, mediante un ardid le convencí de que era terroríficamente alérgico al cigarrillo y que él me iba a asesinar si llegaba a fumar cerca de mí. Bueno, en realidad podría decirse que sí soy alérgico, pero tampoco para la pavada de decir que con sólo oler el humo me saldría sangre por las orejas y explotaría y me desintegraría como cuando Majin Boo murió a manos de Kakarotto y toda esa onda (?), pero después de eso al menos me respetaba y no fumaba cerca de mí.

Eso sí: El humo de cigarrillo no sólo me molesta, me hace mal, muy mal... Lo empiezo a oler a un millón de kilómetros de distancia, mareos, se irritan los ojos, estornudos, dolor de cabeza, empiezo a asfixiarme, no puedo respirar y trato de salir huyendo.

¿Y ahora cómo voy a ir a algún lugar público?. Setenta metros cuadrados... ¡Dios!, eso es menos espacio de lo que ocupa una casa más bien chica.

Un pariente lejano se enojó conmigo una vez porque en un acto repentino, ¿acto reflejo de autodefensa? destrocé su cigarrillo quitándole directamente de la boca justo antes de que lo encendiera. Era un niño, yo qué iba a saber que eso estaba mal. Al final me retaron. Claro, debí haberle pedido que no fumara en mi presencia no hacer algo así.

Por eso te pido. No fumes cerca de mí, no lo hagas.

Yo respeto tus ganas de morir, por favor respetá mis ganas de vivir!