El mar: fragmentos de recuerdos

Si hay algo que no voy a olvidar jamás es el mar. El océano. Brillante, azul más que el cielo. Casi eterno.

La primera vez que vi el mar tenía ocho, cerca de cumplir nueve años. En esa época empecé a devorar libros. Tragaba cuanto texto se ponía enfrente. Libros de ciencia, de poesía... Había leído algo sobre el mar, pero nada me preparó para lo que viví en aquella época.

Finales de diciembre. La primera vez que salía fuera del país. Las vacaciones. Me quedan muy pocos recuerdos del viaje en sí.

Luego de una breve estadía en un barrio de Gran Buenos Aires donde pasamos el año nuevo entre las llamadas colitas de dragón (que no tienen nada que ver con nuestros fosforitos) y otros fuegos de artificio, fuimos a una localidad costera ubicada a unos veinte quilómetros de Mar del Plata, llamada Santa Clara del Mar.

Partimos de mañanita en dos grupos: Los papás y los niños en un auto y los demás que no entraron en el coche en un colectivo. Por algún extraño motivo tomamos la ruta equivocada y en vez de virar al sur, a la derecha, en la ruta principal fuimos al noroeste hasta llegada la tarde.

-Es hacia el otro lado -dije varias veces mirando el mapa, pero como nunca me escuchaban sólo suspiré con un ademán de desaprobación.

Sesenta quilómetros más tarde, cerca de una plantación de bambú o quizá tacuara, y luego de que mi viejo arreglara un desperfecto en el motor con un solo-Dios-sabe-qué-cosa- que encontró por ahí tirado y de convencerse todos de retroceder al ver que el cartel de bienvenida a Luján ya parecía algo raro alguien del grupo tuvo la ingente idea de preguntar a un transeúnte:

-¿Para llegar a Mar del Plata?
-Siga por el mismo camino, al llegar a la intersección de [no-recuerdo-qué] vire a la derecha.

En fin. El sol ya se ocultaba, casi caía sobre nosotros la noche cuando llegamos a Santa Clara.

Y ahí fue cuando, a lo lejos, lo vi. Azul marino, cuadras abajo. Esa visión parecía en cámara lenta.

¿Pero a qué vienen todos estos retazos de recuerdos?
Una viñeta que vi en el sitio KarloHumor me trajo un recuerdo en específico.

Fijáte con cuidado en este imagen (clic encima para ampliarla):
Enfrentándose al MarCumplí nueve en esos primeros días de enero. Ya me había enfrentado al mar antes y como era costumbre fui a la playa pero esta vez sin mi salvavidas (idéntico al de la dibujo sólo que era un dragón color verde limón), ya que lo consideraba molesto.

Estaba yo ahí tranquilo en el agua, me llegaba hasta la cintura, cuando de repente sentí como si una calma tenebrosa acechara desde el océano.

Vi por un costado cómo toda la gente -más que nada mujeres y niños- salía casi despavorida del agua. Por el otro lado y de reojo un montón de surfistas al contrario, iban corriendo hacia el interior del mar.

También intenté salir... pero no pude. Una fuerza descomunal me arrastraba hacia adentro, mientras más luchaba era más difícil. Fue inútil.

Luego se puso como si fuera oscuro. Era la sombra de una súper gigantesca ola de quien sabe cuántos metros de altura, y al darme vuelta hacia el océano, miré hacia arriba y vi a la bestia justo a los ojos.

Es fácil imaginarse si tuvieras que enfrentarte en la playa a la gran ola de la película surcoreana HaeUnDae, pero con la diferencia de no poder moverte medio milímetro a causa del terror. Claro, era un niño, yo así lo sentí :S

Y luego... como una explosión. Esa monstruosidad me aplastó sin piedad. Vi burbujas y arena en un conjunto desordenado de remolinos tormentosos.

Después ya no entendí más qué pasó... Tenía la cadera derecha ensangrentada. Aparentemente el océano me escupió con toda su furia contra la playa, raspándome contra ella en el proceso.

Desde entonces al mar lo respeto... :P

Tengo muchos recuerdos hermosos de aquel viaje. Pero quería compartir sólo un poquito.

Poco más de una década después, mi frase "lo más hermoso que he visto en mi vida es el azul del mar" pasó a ser "lo segundo más hermoso que he visto es el azul del mar..."

Pero esa es otra historia... ;)

Lucifer ya ha sido liberado...

En el medio del infierno había un abismo de tinieblas: Lucifer fue precipitado en él encadenado, y negros vapores se extendían sobre él(...) He sabido que Lucifer debe ser desencadenado por algún tiempo cincuenta o sesenta años antes del año 2000 de Cristo...
-Beata Ana Catalina Emmerick (1774-1824)

Ese extracto fue sacado del libro "La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo" o más precisamente de "Ana Catalina Emmerick: Pasión y Resurrección de Jesús - Visiones y Revelaciones" que incluye escenas de la Resurrección.

Este libro fue usado como base por el actor y director Mel Gibson para su película "La Pasión de Cristo".

Es más, puedo afirmar que soy uno de los pocos que puede "seguir" las escenas de la película sin perderme, al menos no demasiado... :)

Por ejemplo, en la escena del Getsemaní, cuando Jesús se enfrenta al Diablo, él sentía un dolor no sólo espiritual, también emocional, incluso físico. No solamente era la visión del sufrimiento profundo de lo que iba a ocurrir más adelante como le pasaría a todo ser humano que se entera que va a morir (aunque él lo supo porque es Dios) y más aún de esa forma (en su agonía, crucifixión y muerte) sino que en ese momento atrajo para sí todos los pecados.

Digamos que era una lucha interna de aceptar o no cargar con todos nuestros pecados.
Jesús en el Huerto de GetsemaníEn el libro muestra todos los detalles, la forma en que se le aparecía enfrente suyo todos los pecados del mundo desde el comienzo al fin de los tiempos en sus infinitas formas de fealdad interior, todas las abominaciones y crímenes, tormentos, vicios, se veían como cosas horripilantes.

El lugar descrito como una especie de gruta estaba lleno de visiones horrendas de los crímenes de toda la humanidad. Y el demonio le mostraba cosas cada vez más y más espantosas y le gritaba:

-"Cómo! Vas a tomar el castigo sobre vos? Creés que un hombre puede cargar con todo el peso del pecado?"

Jesús no tenía pecado alguno y como es Dios podía evitar que muera su humanidad pero él se entregó voluntariamente al sacrificio y asumió las consecuencias del pecado: la muerte. Y Lucifer trataba de convencerlo para que no lo hiciera...

En fin, definitivamente es muchísimo más complejo que lo que se muestra en la película y haría falta varios post seguidos y hasta libros enteros para explicarlo.

Pero si me equivoco que me corrijan (es que no soy teólogo ni nada de eso, jaja)

Para más información recomiendo la lectura de este reportaje de ACIPrensa

Ana Catalina EmmerickEs muy interesante constatar la forma en que Ana Catalina Emmerick va relatando con todo lujo de detalle, hasta el más mínimo: ubicación de muebles, los platos y la comida; las características de las plantas, hasta dimensiones de las piedras, descripción física y psicológica de cada uno de los que aparecen, todo lo que veía en sus visiones.

Si leés el libro despacio y en silencio y te concentrás parece que estás viendo una película o algo así.

Por ejemplo, hay varias escenas que me llamaron la atención en el libro como la de la Verónica y el sudario.

¡Santos violines eléctricos, Batman!

Estas chicas hicieron el mejor cover de System of a Down de todos los tiempos. Es simplemente espectacular :O

Con decir que Shavo Odadjian, bajista del grupo (el de la barba en forma de trenza) publicó en su Twitter:

One of the coolest SYSTEM OF A DOWN covers EVER!!!

A propósito, la canción original (Toxicity) es esta:


Nah! Me quedo con la del vídeo :P

Gracias por no fumar

Casi de noche salía del colegio, como todos los días, al oscurecer. Pero al llegar cerca de aquel portón principal me agarraba un pirĩ, un escalofrío en la nuca.

Aspiraba hondo, profundo mientras decía para mis adentros: -Cruzá rápido, sólo cruzá rápido...

No había matones esperándome. Es más, pasaba tan desapercibido incluso a pesar de ir contra las reglas del colegio por usar pelo largo, que nadie me hablaba. Nadie me conocía. ¿Entonces qué temer?

Desde el portón principal hasta la avenida había un pasillo (una calle que conectaba la entrada del colegio con la avenida). Menos de cien metros entre casas particulares y librerias kioskos y una panadería. Hasta llegar a la esquina.

Ese trayecto estaba lleno de humo. No había un incendio, tampoco estaban quemando basura. El olor era tan fuerte y nauseabundo que apenas podía pasar... Eran los alumnos, la mayoría los de los últimos años. Ellos, una vez en la calle, estaban fuera del control de los maestros. Y se intercambiaban cigarrillos, y otros no eran precisamente tabaco.

Humo en el ambiente. Todos estamos expuestos a su efecto nocivo. Llena restaurantes, oficinas, lugares cerrados... hasta el parlamento...

Radioclips sobre la timidez

TimidezLa timidez básicamente es sinónimo de vergüenza, inseguridad, incomodidad... Es lo que uno siente junto a esa inhibición ante otras personas, personas extrañas, llegando incluso a no poder actuar.

Algunos pasan toda su vida sin poder hablar ante los otros, o con los otros, sin poder comunicarse, se trunca socialmente. La mayoría de los tímidos son socialmente introvertidos.

Algunos afirman que es de origen genético, otros dicen que se trata de algún trauma de la infancia que no se pudo superar como problemas en la escuela o en la familia, o la inseguridad... en fin, cada quien tiene su propia teoría acerca del origen o las causas.

Lo que sí sé es que es algo terrible para quien lo vive.

Sólo hay que imaginarse la situación: