What a wonderful world

Hay músicas que se pegan en la mente, que no salen de la cabeza. Tanto así que tenía esta música sonando "de fondo" (por así decirlo) hace ya varios días. No tenía idea de cómo se llamaba ni nada pero la tarareaba y buscando por YouTube encontré un video donde Luis Armstrong cantaba esta canción.

Una especie de mezcla de sentimientos salió de mi pecho. Quizá por alguna lágrima que quería salir casi por la fuerza de mi interior.

Debo decir que la letra es realmente hermosa.

La primera vez que la escuché completa empecé a llorar. Y sentí un "pirï" (escalofrío, piel de gallina) más aún cuando leí su letra y la traduje. Es que me trae tantos recuerdos...

Les dejo la música de la que estoy hablando para que la escuchen y la disfruten, en dos versiones: La interpretación original de 1967 y otra de 2002 (en versión Punk Rock) :)

Cute

Sólo hay que imaginarse ver algo irresistiblemente hermoso, tierno, dulce, adorable, bonito y decir aaawww... para entender qué es "cute".

En Paraguay hay una palabra que se usa mucho para explicar que algo es cute. La palabra es "chúlina".

Pero no se dice chúlina, así a secas, sino, achuuuuliiinaaa!

Un lindo bebé puede ser chúlina. También un perrito, un gatito... o en este caso estos lindos "cuis" o "conejillos de indias"

¡Odio el Hardware!

No había llorado tanto en tanto tiempo... No había derramado una sola lágrima en mucho, mucho tiempo.

Ahora siento cómo me aprieta el pecho, casi no veo la pantalla por las lágrimas y siento que me voy a desarmar en mil pedazos...

Ya no hay dinero y me siento morir al saber que mi única catarsis, mis blogs e Internet ya no los tendré al alcance.

Mis manos tiemblan y yo grito en un lamento inaudible, silencioso, mustio.

¡Cómo odio el hardware, por Dios!

Sí, ya se. Me dicen y repiten que sin el hardware el software no sirve de nada.

Pero me pregunto... ¡¿por qué carajos tengo tanta mala suerte?!

Cada cosa que toco se arruina.

Seguí este blog

Con tu lector de feeds: Suscribirse


En Twitter: @CatarsisH

Seguir al autor en las redes

Seguir