Al otro lado del mundo...

Cuando era sólo un niño yo me preguntaba, si la Tierra es un globo, entonces, ¿qué pasaría si cavara un hoyo? ¿La atravesaría? ¿Hasta dónde llegaría? Qué hay del otro lado? Si llegara a hacer un tunel que atravesara el mundo, me encontraría con alguna chinita al salir?

Si fuera posible, la respuesta es: sí.

Al otro lado del mundo queda China Taiwan.


Imagen obtenida usando la Google Earth API Sample China Syndrome (requiere tener instalado el plugin de Google Earth)

Actualizado (22 ene 2012)
Aquí encontré la foto del hoyo que lleva hasta China:

Fluoxetina

La fluoxetina es un medicamento que se usa para el tratamiento de la depresión mental y desórdenes obsesivos-compulsivos. Es decir, la fluoxetina es un "antidepresivo".

Y, al ser un antidepresivo, no puede administrarse a menores de dieciocho años. Esto es porque, está demostrado que dar antidepresivos a niños y adolescentes aumenta el riesgo de pensamientos y conductas suicidas.
La fluoxetina no debe usarse con otros antidepresivos.

Este fármaco tarda más de dos semanas en desaparecer por completo del organismo, por lo que es necesario hablar con el médico antes de utilizarlo con otros medicamentos.

Pero... ¿qué tiene que ver la fluoxetina con este blog?

Pues, fluoxetina (fluoxetine en inglés) también es una fuente (tipo de letra) y es la fuente que uso para el encabezado (header) de mi blog.
Para instalarla hay que descargar el archivo .ttf (TrueType Font) y copiarlo a la carpeta:

C:\WINDOWS\Fonts

Eso es todo.

Nota al pie: No tomes este medicamento sin supervisión médica, tiene contraindicaciones nada agradables :S

Anécdota sobre un verde billete

Billete de 1 (un) guaraní.

Este billete dejó de utilizarse entre la década de los años setenta y ochenta, es la más baja denominación que se tiene acá en Paraguay.


Quiero contar una anécdota de acerca de un billete, no de un guaraní, sino de quinientos, que era la más baja denominación a mediados de los noventa.

Era todavía un niño y estaba en tercer grado cuando por equivocación un vendedor me dio un billete verde de cien guaraníes por otro de quinientos (también verde como el de la fotografía).

"Bueno, es un billete de cien... me engañó!", dije yo para mis adentros, pero ya era tarde, el vendedor de chucherías y dulces que a todo niño le gustan se había esfumado.

Quería comprar un dulce, algún chicle o chupetín que en aquel entonces valía cien guaraníes y le pasé a la que amablemente (o trabajosamente) atendía la cantina de la escuela.

Me pasó el chupetín junto con varias monedas de cien, cuatro en total.

Lo que ahora quisiera recordar es... ¿cuál fue mi reacción?

Por más que trate de acordarme, no recuerdo muy bien si le devolví los cuatrocientos guaraníes a la cantinera o me los quedé. Creo que le devolví. Quiero creer que así fue.

Lo que sí recuerdo con claridad es que le conté a un compañerito y éste rápidamente empezó a hacer ademanes de querer comprar más chicles o caramelos con esa plata.

También recuerdo que mi conciencia me daba martillazos en la cabeza por eso. Y recuerdo una imagen de mí mismo dejando esos cuatrocientos guaraníes sobre la mesa de la cantinera y salir como si me llevara el viento.

Cierto, ese vendedor me embaucó, ¿pero quién era yo para hacer lo mismo?

Estaba aprendiendo a vivir, y sigo yo viviendo ese aprendizaje.

Para finalizar, me quedo con esta frase de Tobías, mi libro favorito de entre los de la Biblia, que dice en el capítulo 4, versículo 15:

"No hagas a nadie lo que no quieras para ti"

Lo que aprendí en aquella ocasión, a mis nueve años fue justamente eso, que si no quiero que alguien me haga mal, yo tampoco debo hacerle el mal a nadie...

En conclusión: ya todo está dicho

Me resulta bastante simpática este frase en arameo que si se pronunciara sería algo así como "sof dabar: jakól nishmá", extraida de la Biblia.

En la primera línea el texto del versículo de Eclesiastes (Cohélet) 12:13 tal y cual aparece en las biblias hebreas impresas de la actualidad (se lee de derecha a izquierda):

En la siguiente una ilustración de supuesto arameo hecho a mano.
Y me parece simpática porque estoy en medio de los exámenes del último cuatrimestre y lo que dice justo antes de este versículo, en la Biblia, es por decir, bastante pintoresco:

"...Hacer muchos libros no tiene fin y estudiar mucho daña la salud. En conclusión, ya todo está dicho, teme a Dios y observa sus mandamientos, pues ésta es la tarea de todo hombre..."
Já, y yo que me estoy matando para mi conseguir mi graduación... :S

Dibujo número uno

Las personas mayores no entienden nada por sí solas y es agotador para los niños tener que estar dándoles explicaciones una y otra vez...



Una serpiente boa que se comió un elefante...

Del libro "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry... Mi libro favorito, un libro que todo niño (y más aún todo adulto) debería leer.

Via: Vitamina Ce

Colores

Su recuerdo sigue latiendo en mi corazón, su recuerdo sigue golpeando mi alma como un mazo.

Recuerdo el último día que la vi... desvaneciéndose en aquella esquina...

Y hoy, los colores se desvanecen, todo es gris sin ella, pero igual, aunque la soledad me esté carcomiendo las tripas, trato de recordar lo bueno, todo lo bonito que pasé con ella. Recordar su risa, su voz angelical, esos claros ojos de diosa fulgurante e inmarcesible, las rosas rojas y las frutillas.

Esta música, que refleja cómo me siento ahora, la escuché por primera vez viendo "Como si fuera cierto" (Just Like Heaven), una de mis películas favoritas. Era "nuestra" película favorita. :"

(clic en el botón correspondiente del reproductor para escuchar la música)

Yesterday I got lost in the circus,
feeling like such a mess.
And now I’m down,
I’m just hanging on the corner.
I can’t help but reminisce.

Cuz when you’re gone,
all the colours fade.
When you’re gone,
no new years day parade.
You’re gone,
colours seem to fade.

Your mama called, she said,
that you’re downstairs crying.
Feeling like such a mess.
Ya, I hear ya,
in the back ground balling.
What happened to your
sweet summer time dress.

I know we all,
we all got our faults.
We get locked in our vaults,
and we stay...

When you’re gone,
all the colours fade.
When you’re gone,
no new years day parade.
You’re gone,
colours seem to fade,
colours seem to fade...
Ayer me perdí en el circo
sintiéndome como un desastre
Y ahora estoy deprimido
aguardando en un rincón
No puedo evitar recordar los viejos tiempos

Porque cuando te vas
todos los colores se desvanecen
Cuando te vas
no hay desfile de Año Nuevo
Te has ido
y los colores parecen desvanecerse

Tu madre llamó, dijo
que estás abajo llorando
sintiéndote como un desastre
Sí, te oigo
gritando por detrás
¿Qué le pasó a tu precioso vestido de verano?

Sé que todos
tenemos nuestros defectos
Nos encerramos en nuestras cámaras acorazadas
y ahí nos quedamos...

Porque cuando vos te vas
todos los colores se desvanecen
Cuando te vas
no hay desfile de Año Nuevo
Te has ido
Y los colores parecen desvanecerse

No se han ido del todo...

Hace unos días sintiendo a la soledad calar mis huesos me encontré en plena calle con la hermana de Jorge, ese único amigo que tenía que había tomado aquella terrible decisión de quitarse la vida.

Ella preguntó lo mismo de siempre: ¿Cómo estaba él antes de morir?

Mi respuesta no fue más distinta que las otras veces que me habían preguntado.

El estaba retraído, alejado del grupo. Dejó de hablarme de cosas personales para pasarse a banalidades...

Para él todo era su novia, y una operación de muela que le costaría montones. No hablaba de otra cosa.

Sigo con las mismas imágenes de él, como si estuviera despidiéndose, aquella tarde.
Es duro perder a un amigo, pero más duro es perder a tu único amigo.

En fin, a su hermana la veía deprimida, estaba notoriamente triste. Claro, sólo han pasado poco más de un mes desde el fallecimiento de su hermano.

Pero una frase que dijo me dejó pensando y me hizo recordar una música que lleva justamente el título de este post.

Los que mueren no se van del todo, quedan en nuestros corazones, pero, como dice la canción, debemos seguir, debemos dejarlos ir.

La letra de la canción "No se han ido del todo" de Martín Valverde refleja lo que quiero decir:
(clic en el botón correspondiente del reproductor para escuchar la música)

No se han ido del todo - Martín Valverde

No se han ido del todo
si aún podemos su risa evocar,
su carácter y su bondad,
No se han ido del todo.

No se han ido del todo
si algo bueno han dejado al pasar
aunque hoy ya no están más aquí
no se han ido del todo.

No se han ido del todo
si recordar es volver a vivir
aun con lágrimas puedes decir
no se han ido del todo

No es el fin de la historia,
son dos lados de la eternidad
ellos ahora se encuentran allá
tú y yo debemos continuar

Ahora se encuentran libres,
ahora ya son felices,
lo que aquí tanta falta les hizo
donde están hoy les sobra.
Ya no hay sufrimiento
y no existen más lágrimas,
no hay vacío ni hay soledad,
son libres como el viento.
Dios los ha recibido,
a sus brazos llegaron,
hoy están descansando,
en la casa del Padre
han sido recibidos,
ya no tienen nada que temer
pues ya están en el cielo;
No se han ido del todo

No se han ido del todo
Si nos han dejado una luz,
si su esfuerzo da frutos aún
no se han ido del todo

No se han ido del todo
si al pensarlos nos hacen vivir,
si una meta nos hacen seguir
no se han ido del todo.

Y aunque duela hasta el alma
mejor dales tu último adiós
si hace falta también tu perdón
deja ya que descansen
ya no tengas más miedo
enfrentate a la vida
todo hombre se puede morir
tú estás vivo y te toca vivir.
Y no tengas miedo
que Dios te hace más fuerte.
Quien ha sabido vivir,
no le teme a la muerte. (Bis)
No se han ido del todo...

¿Cómo hacer un blog?

Ya leí, escuché, miré por la red de todo lo que se ha dicho acerca de los blogs, cada guía tiene su propio estilo de explicar y dar consejos para tener un blog exitoso, incluso hay libros, también blogs que hablan de cómo hacer un blog, sólo que hasta ahora no me cabe en la cabeza cómo existe gente que se empeña en “postear” tantas cosas que en mi opinión son estupideces, tantas pelotudeces que ni siquiera sus amigos, sus familiares o alguien lo suficientemente cuerdo leería.

Igual nomás, luego de investigar a fondo quise recopilar algunos consejos interesantes para hacer una especie de top ten, o mejor aún, unos doce “pasos” que uno debe seguir para hacer un blog.

¿De quién es la culpa?

El "Poema de la culpa" de José Ángel Buesa, describe con precisión la situación que viví hace poco más de dos años, y me saltan a la mente varias interrogantes al releer este poema maravilloso.

Y la verdad, no me siento culpable yo, pues ¿qué culpa tengo yo de haberme enamorado?

Y me enamoré tan fuerte, y me enamoré tan hondo, tan profundamente estaba yo enamorado que sólo sentía lo eso mismo que siento cuando me enamoro... sentir que vuelo, que me elevo y sentir que nada existe alrededor, sólo ella.

Sentir esa hoguera de aguas inquietas en el pecho, sentir un escalofrío electrizante de alegría... sucumbir ante su mirada serena y clara, ante los rayos de sol de sus cabellos, ante el recuerdo eternizado de su tibio y dulce beso...

Sentir que la vida misma se me escapa de las manos y voy al cielo sin al saber que está aquí, conmigo, a mi lado...

A continuación, la transcripción del poema de J. A. Buesa al cual me estoy refiriendo:

Oxygen

Lo admito: detesto Química. Lástima que es muy tarde para aprender y que no me lleve bien con la profesora. Y no, no me cae mal ella sino cómo enseña. Pero si me enseñaran de esta forma creo que así me encantaría aprender :D
Video: Oxygen de Christopher Hendryx.
Visto en: Kabytes

El Doctor Lluvioso (cuento)

Esto ocurrió hace muchos, muchísimos años, en Villasequía, un pueblo donde siempre habían ocurrido cosas raras. Cuando llovía, llovía agua, y llovía siempre de arriba abajo. Pero lo malo era que casi nunca llovía. Y como no llovía, las cosechas no se daban bien, y la gente era muy pobre.

A veces, en tres años no llovía, y la fuente de la plaza, la única del pueblo, llevaba un hilito de agua no más grueso que un piolín. La gente tenía que esperar el día entero para llenar un balde. A veces, perdían la paciencia y se peleaban. Cuando se peleaban, se tiraban los baldes a la cabeza; y cuando ya todos tenían un balde encajado entre las orejas, ya nadie veía más nada, y no podían seguir peleándose, se iban a sus casas y descansaban hasta el día siguiente. Entonces volvían otra vez temprano a buscar agua y a pelearse.

Como el agua era tan escasa, los árboles y las flores se habían ido secando, y hacía mucho tiempo que nadie tenía una plantera en la casa. Para no olvidarse del todo de las flores, los vecinos les ponían a sus hijos nombres de flor, y el pueblo estaba lleno de esos nombres. El alcalde se llamaba Jacinto; el juez, Margarito; el mozo de café, Magnolio; el cobrador de impuestos, Girasol; el cartero, Milflores; el enterrador, Siemprevivo, y así por el estilo. Los únicos que tenían nombres distintos, porque eran forasteros, eran: el cura, que se llamaba Don Abundio, y el médico, que respondía por Don Exuperio.

Como las calles no estaban empredradas, y la tierra se secaba mucho, siempre había un polvo imposible. Cuando uno salía a la calle quedaba enseguida envuelto en una nube de polvo; los que se cruzaban en la calle no se podían distinguir los unos de los otros, así que no se saludaban, o si eran de veras corteses decían: